La industria del holocausto

Lugar: Ceuta al Día

De la Definición adoptada en 2005 por European Union Agency for Fundamental Rights (FRA) y Organization for Security and Co-operation in Europe (OSCE): Es un acto antisemita el negar los hechos, alcance, mecanismos (por ejemplo, las cámaras de gas) o intencionalidad del genocidio del pueblo judío cometido por la Alemania nacionalsocialista, sus apoyos y cómplices durante la segunda Guerra Mundial (el Holocausto).

La Industria del holocausto
Carta escrita por Hisham Mohamed – Rumbo a Gaza

El holocausto es definido como un suceso único e irrepetible, sin comparación en la historia y que por ello ha de ser recordado de manera única para evitar que suceda de nuevo. En principio, las organizaciones que representan familiares de la victimas de la supuesta matanza, recibieron hasta el año 2000, en concepto de indemnización por parte del gobierno Alemán 60,000 millones de dólares, la realidad es que organizaciones como el congreso judío Americano, la logia masónica bi’nai birth y la conferencia sobre solicitudes materiales judías contra Alemania, se han ocupado de gestionar ese dinero. Asimismo, el estado Alemán regala abundante material militar a Israel que, complementando con los ingentes sumas que le regala EE,UU, constituyen gran parte de la riqueza israelí, basada en la extorsión y la especulación sobre un echo histórico que diversos estudiosos, algunos judíos -encarcelados por ello-, ponen en duda el holocausto.

Una superviviente que sobrevivió al gueto de Varsovia, solo recibió 3500 dólares, mientras que muchas personas que jamás habían estado encerrados en los campamentos, recibieron cientos de miles de dólares.

En una comparecencia parlamentaria de 23 de febrero del 2000, el gobierno Alemán reconoció que solo alrededor del 15% del dinero entregado a la conferencia de solicitudes materiales llego a las victimas realmente. ¿a donde fue ese dinero?.
A través de las organizaciones citadas, acabo en el estado de Israel, que lo ha utilizado para armarse y convertirse en el ejercito más potente de la zona.

En España tenemos el ejemplo paradigmático, se demostró hace años, el ex presidente de la asociación de victimas de Mauthausen, el español Enric Marco Batllo, no vivió el holocausto, pero ha pasado los últimos 30 años contando un dramático pasado como víctima del nazismo en el campo de concentración de Flossenburg. Tres décadas después ha confesado, para consternación de los deportados españoles, que inventó este relato en 1978 porque “así la gente le escuchaba más y su trabajo divulgativo era más eficaz”. Un gran escándalo que se cerro con la boca pequeña, pese a que el citado Marco llegaba a llorar en muchos de lo actos benéficos que organizaba.

El holocausto empezó a gestarse a finales de los cincuenta-sesenta, hasta entonces, ni a los propios judíos les interesaba demasiado, y este echo coincidió con la llegada de esos fondos. A ello, contribuyeron tremendamente varios libros supuestamente autobiográficos que se han demostrado falsos, han sido inventados con el agravante de que algunos fueron galardonados con diversos premios.

El holocausto fue una construcción ideológica para fundamentar el apoyo de EE.UU a Israel, y de paso, acallar el resto del mundo. El reputado escritor israelí Boas evron, afirma “la conciencia del holocausto es en realidad un adoctrinamiento propagandístico oficial, una producción masiva de consignas y falsas visiones del mundo, cuyo verdadero objetivo no es en absoluto la compresión del pasado, sino la manipulación del presente”. Esta manipulación se basa en su concepción de echo irrepetible. Elie eiesel afirma que el holocausto “es imposible de comprender ni de describir, y nunca será comprendido ni transmitido”, es de reseñar que la palabra holocausto aparece 219 veces en el antiguo testamento, y era el sacrificio “en principio de animales que el pueblo judío realizaba a jehová”.

Esta singularidad del holocausto proporcionó al pueblo judío el estado de Israel, pero ni siquiera existe unanimidad respecto a la existencia de ese pueblo. El escritor judío Arthur Koestler refutó a mediados del siglo XX la existencia de un pueblo judío originario de Palestina, al descubrir para el gran público el origen de los judíos Achkhenazis, que se establecieron en el este de Europa, y cuyo origen se remonta al pueblo Khazar, original de la orilla del mar caspio, y que fue expulsado por los huestes de Gengis Khan. En el siglo IX, teniendo que elegir entre el imperio Islámico y el Bizantino, su monarca decidió convertirse al judaísmo, arrastrando a su pueblo a esa religión.

Este mismo argumento ha sido refrendado por el historiador israelí Shlomo Sand, quien afirma “el pueblo judío es una invención” en su libro cuándo y como se inventó el pueblo judío.

El holocausto ha dado al estado judío una coartada ante el resto de seres humanos, lo que para Boas Evron, “equivale a todas luces a cultivar deliberadamente la paranoia,, esta mentalidad perdona de antemano cualquier trato inhumano que se inflija a los no judíos, ya que la mitología dominante sostiene que todo el mundo colaboró con los nazis para destruir a la comunidad judía”.

Otro capítulo de esta película que tanto afecta a la realidad que vivimos, es el asunto del oro judío en la cuentas de Suiza, las organizaciones sionistas empezaron a hablar de que muchos judíos depositaron en bancos Suizos su dinero y oro, pero a consecuencia de su desaparición, esas cuentas no fueron reclamadas por sus familiares. Los sionistas Elie Wiesel y Simon Wiesenthal y después el consejo de comunidades judías, se acercaron a los banqueros Suizos y les dijeron que querían 20,000 millones de dólares, amenazándoles con una ola de demandas. Los banqueros Suizos respondieron que lo máximo que podían hacer era realizar una auditoria, y después de soportar el acoso de los medios de comunicación mundiales, ofrecieron 600 millones, aunque el valor de las cuentas se situaba entre 170 y 269 millones de dolares. Los sionistas respondieron con argumentos pesados, los bancos norteamericanos controlados por judíos amenazaron con retirar sus fondos.

Cosas como estas, son lo que hicieron decir a una superviviente del holocausto “si todas las personas que dicen haber sobrevivido al holocausto, ¿a quien mató Hitler?. Otros de los datos que quizás llama la atención es que en EE.UU existen siete grandes museos del holocausto, ninguno sobre el genocidio de indios o personas de color, que al fin y al cabo son de allí, y más de cuatrocientas cátedras universitarias sobre el tema, aparte de que el día del holocausto se celebra en todos los estados.

Actualmente, son muchos los países que encarcelan a los investigadores del holocausto que no aceptan la versión oficial de los echos, la razón según Ernst Zundel “el holocausto es la espada y el escudo del estado de Israel”, con el se defiende y con el ataca a quien ponga en duda la legitimidad del estado de Israel y su acción en Palestina.

Read More

Banalización del Holocausto en el Club de la Comedia

Emitido en la Sexta, el Domingo 06/02/2011 en “prime time” en el programa El Club de la Comedia.
El humorista: Antonio Molero.
El tema es: Los Spas.
Hacia la mitad dice: “…. luego estan las duchas…. uuuffff eso es lo peor….. los nazis las utilizaban con mas sensibilidad……”
Ver el monologo completo (el comentario es hacia el minuto 7)

Read More

Nacho Vigalondo banaliza el Holocausto

Amparándose en su sentido del humor y en haber tomado “cuatro vinos”, el director de cine Nacho Vigalondo aeguró en su cuenta de Twitter que el Holocausto era un montaje, para después continuar haciendo bromas al respecto.

Según la definición adoptada en 2005 por la European Union Agency for Fundamental Rights (FRA) y Organization for Security and Co-operation in Europe (OSCE), es antisemitismo:

  • Negar los hechos, alcance, mecanismos (por ejemplo, las cámaras de gas) o intencionalidad del genocidio del pueblo judío cometido por la Alemania nacionalsocialista, sus apoyos y cómplices durante la segunda Guerra Mundial (el Holocausto).
  • Acusar a los judíos como pueblo, o a Israel como Estado, de inventar o exagerar el Holocausto.

Nacho Vigalondo dirige y protagoniza un anuncio publicitario del diario EL PAÍS, habiéndose convertido en su “imagen pública”.

La polémica despertada al respecto hizo que dicho medio de comunicación cesara su colaboración con él y emitiera un comunicado público.

El mismo día, Nacho Vigalondo publicaba una disculpa en la que aseguraba no ser antisemita ni compartir los comentarios que él mismo había hecho.

Vigalondo en El País
Holocausto Vigalondo
Disculpas de Nacho Vigalondo

Comunicado de El País
EL PAÍS suspende la campaña de Vigalondo

Prensa y medios
El Mundo – Nacho Vigalondo, imagen de ‘El País’, alborotador de Twitter
Europa Press – Nacho Vigalondo explica ‘su Holocausto’ en Twitter
Libertad Digital – ‘El País’ mantiene el blog de Vigalondo tras sus bromas sobre el Holocausto
Dirario Crítico – Vigalondo, ¿por qué te ríes del holocausto?
La Vanguardia – El cineasta Vigalondo, otra víctima de Twitter
Ocio-Norte castilla – Nacho Vigalondo bromea sobre el holocausto judío y El País suspende su campaña
World War II Freak – Nacho Vigalondo y el Holocausto

Reacciones
ABC – El caso Vigalondo y los deslices antisemitas de la Prensa Española
El Mundo – Ojalá Vigalondo fuera Hitler

Read More

Sobre el Acto de homenaje a San Briz en Madrid

Revisionismo histórico franquista – Instrumentalización racista del holocausto – Banalización de la shoá

El pasado martes 28 de septiembre, las organizaciones Alternativa Española y España y Libertad celebraron en Madrid un homenaje a Ángel Sanz-Briz, diplomático español que durante la II Guerra Mundial protegió a más de 5000 judíos en Budapest, salvándoles así de la deportación a los campos de exterminio nazis.

Durante dicho acto, los organizadores presentaron la historia de Sanz Briz y otros diplomáticos de una forma tergiversada y negando básicamente los hechos del Holocausto, en lo que respecta el papel del gobierno de España. También instrumentalizaron la memoria del Holocausto para promover fines racistas y xenófobos, en un discurso titulado “Islam, puerta a un nuevo Holocausto:

Palabras de Carlos Martínez-Cava, presidente de Alternativa Española

“Sanz Briz no actuó solo. Su labor humanitaria no fue individual, aislada o ajena. Siguió instrucciones directas de la Jefatura del Estado. De un Estado católico que había vencido al comunismo en el campo de batalla y acogió a todos los españoles para proporcionales hogar, lumbre y pan.

España fue el país que más judíos puso a salvo: Suecia acogió a unos 10.000 y Suiza a unos 22.000 pero negó la entrada a miles de judíos. España superó las 50.000 vidas puestas a salvo.

Aquella disposición legal del General Primo de Rivera de 1923 por la que se concedia la nacionalidad española a los judios sefarditas, resultó providencial en la Segunda Guerra Mundial. Fue el instrumento del Gobierno español para salvar a miles de vidas de la muerte segura. Todos los sefardies que se encontraron en Alemania, Austria, los Balcanes, Grecia, Hungría recibieron acogimiento por nuestras embajadas de forma inmediata.”

Estas afirmaciones son rotundamente falsas. El gobierno de Franco actuó de acuerdo a una razón de Estado que dictaba una implicación mínima en el salvamento de judíos en el periodo de máxima urgencia (entre 1942 y finales de 1944). Consignas de pasividad dadas a los diplomáticos, limitación de beneficiarios de la nacionalidad española y medidas dilatorias en lo concerniente a las repatriaciones (de sefardíes con nacionalidad española!) fueron los rasgos de esta política oficial. Los investigadores que han abordado con rigor este periodo en las últimas dos décadas (Bernd Rother, Haim Avni, Antonio Marquina) coinciden en que los protegidos y salvados del exterminio deben su existencia a la iniciativa y determinación de algunos diplomáticos que, como Angel Sanz Briz, intercedieron por ellos a título individual y no siguiendo órdenes de Madrid.

La política oficial de España durante el periodo del Holocausto tiene, al igual que la de muchos otros paises, muy escasas luces y numerosas sombras.

El acto político celebrado con el pretexto del homenaje a Sanz Briz es una burda instrumentalización del Holocausto y de la noble acción humanitaria de algunos diplomáticos españoles. El objetivo del acto no es otro que el de la rehabilitación de un régimen anti-democrático como la dictadura de Franco, así como promover un discurso de odio racista anti-musulmán.

La noticia, los discursos y fotografías del acto pueden verse en :
Minuto Digital: Acto de homenaje a Ángel Sanz Briz

Más información sobre Sánz Briz y los diplomáticos españoles durante la Shoah en:
El silencio y la soledad de un gran diplomático: Ángel Sanz Briz, El País 3 de octubre de 2010.
Visados para Libertad: diplomáticos españoles ante el Holocausto. (Catálogo de Exposición).

Read More