El día 13 de febrero, en un acto de homenaje a la División Azul en el cementerio de La Almudena (Madrid), una de las oradoras afirmó:

“El enemigo siempre va a ser el mismo, aunque con distintas máscaras: el judío”.

“Porque, nada más certero que esta afirmación: el judío es el culpable, el judío es el culpable y la División Azul luchó por ello”.

“El comunismo es una invención judía destinada a enfrentar a los soberanos”.

El día 14 de febrero la Federación de Comunidades Judías de España y el Movimiento contra la Intolerancia, presentan denuncia ante la Fiscalía de Delitos de Odio.

El día 16 de febrero la Comunidad de Madrid pide a la Fiscalía de Delitos de odio de Madrid que investigue los hechos.

El día 16 de febrero la Delegación del Gobierno en Madrid pidió a la Policía Nacional que elabore un informe para investigar los hechos ocurridos.

El día 16 de febrero la Fiscalía de Madrid acordó investigar las proclamas antisemitas al entender que pueden ser constitutivas de un delito relativo al ejercicio de los Derechos Fundamentales y las Libertades Públicas, por lo que incoa diligencias de investigación penal para recabar información.

El día 18 de febrero, Twitter canceló la cuenta de Isabel Peralta, autora de las graves acusaciones antisemitas, por no cumplir con los requisitos de la red social.

El día 4 de marzo el informe que la Policía Nacional envió a la Fiscalía aseguraba que Isabel Peralta cometió un delito de odio, de acuerdo al artículo 510 del Código Penal, que contempla penas de hasta 4 años de cárcel.